Publicidad

¿Tiene que ser el primer trabajo el definitivo?

Sin duda, el primer trabajo de nuestra vida es el más complicado. Nunca sabemos muy bien cómo actuar, y durante un tiempo seremos ‘los nuevos’. Empezar por primera vez a trabajar en una empresa y no conocer el funcionamiento de la misma es bastante complicado, añadiendo los nervios de “no hacerlo bien” o “no estar a la altura”. Pero lo cierto es, que la mayoría de los trabajadores activos que hay actualmente no están trabajando en el que fue su primer trabajo.

El primer trabajo puede ser muchas cosas. Generalmente no se consigue de primeras el trabajo deseado, a no ser que tu aspiración sea un trabajo de nivel medio-bajo. Además, cuando se entra en una empresa, el objetivo suele ser el promocionar con el paso de los años y llegar a un puesto mejor. El primer trabajo es la primera toma de contacto con el mundo laboral. Otras veces, encontramos tan apasionante el primer trabajo que cambio el que era nuestro “trabajo ideal”.

empleo

La idea del primer trabajo es sencillamente un trabajo. No es algo para siempre o un contrato de por vida. Es solo el principio de algo. Es decir que no tiene porqué ser para siempre. Siempre se puede empezar de nuevo. Además, es posible que nos cambien de destino y que un trabajo completamente, aunque no se cambie de empresa.

Según The Balance Careers, estos son algunos tips para tu primer trabajo.

Dirígete hacia el mundo real

¿Recuerdas cuando estabas en el colegio y tu profesor te asignó un trabajo? Lo asignó a principio de curso, y se pidieron resultados a final de año. Tuvo mucho tiempo (a menos que, por supuesto, lo pospusiera hasta que se cerrara la fecha). Cuando empieces tu primer trabajo, te darás cuenta de que las cosas son muy diferentes. Tus plazos ya no estarán a meses de distancia. Si lo pospones, es probable que te encuentres en un aprieto.

No pasa nada si no lo haces pero seguirás siendo evaluado todos los días. Los resultados vendrán en revisiones de desempeño. Tu jefe estará observando cómo realizas tu trabajo y también vigilará tu comportamiento.

Llegar a tiempo al trabajo

Considere llegar un poco más temprano. Apéguese a su hora de almuerzo y si está particularmente ocupado, coma en su escritorio.

Vestirse bien

Mira a tu alrededor para ver lo que otros están usando, especialmente aquellos que están más adelante en el mismo camino profesional en el que tú quieres estar. Por ejemplo, si trabajas en una agencia de publicidad y aspiras a ser un ejecutivo de cuentas, no te vistas como el director de arte cuyo trabajo permite un estilo más informal.

Escuchar y observar

Pasar las primeras semanas escuchando y observando lo que sucede a tu alrededor. Aprenderás mucho si haces esto. Aprende a separar la verdad de la ficción.

Cuida tus modales

No olvides lo que aprendiste de niño. Por favor, y gracias, deberían seguir siendo las palabras mágicas. Siempre llame antes de entrar. Aunque irrumpir en el dormitorio de tu amigo puede haber sido aceptable para él, irrumpir en la oficina de tu supervisor no es aceptable. Si lo invitan a almorzar con sus colegas, tenga en cuenta que hay ciertas cosas que nunca debe hacer en un almuerzo de negocios.

Pixabay
Pixabay

Encuentra un mentor

Busca a alguien en tu carrera que esté dispuesto a tomarte bajo su protección. Su supervisor puede no ser una buena idea, pero otra persona que trabaja bajo su supervisión puede ser un buen mentor.

No finjas saber cosas que no sabes

En su lugar, haz su tarea para reunir toda la información que necesites. Cuando no sepas cómo hacer algo, haz preguntas. Puede que te sientas tonto revelando lagunas en tu conocimiento, pero todo el mundo sabe que estás empezando. Es mucho mejor que retrasar un proyecto porque lo hiciste mal.

Aprende a administrar su tiempo

Te ayudará a cumplir con todas sus fechas límite.

Cultura corporativa

Aprende cómo se hacen las cosas dentro de tu empresa. Date un respiro si no siempre lo haces tan bien como esperas. Es tu primer trabajo y seguirás mejorando.

 

 

Es importante estar contento con el trabajo, y no se debe pensar nunca que se estará haciendo lo mismo toda la vida. A lo largo de los años, se adquirirá experiencia, conocimiento y habilidades nuevas, que serán importantes para conseguir los sueños y objetivos.

Pixabay
Pixabay

El trabajo que realizamos tiene que llegar a ser nuestro “trabajo perfecto” porque será a lo que dediquemos nuestra vida. Pero para llegar al trabajo perfecto, será necesario trabajar duro y hacer méritos para llegar a ello.

Cuando comenzamos con nuestro primer trabajo, hay que hacerlo con ilusión y con ganas, no estamos haciendo un pacto de sangre. Simplemente es eso, un primer empleo. Hacerlo bien, posiblemente también nos ayudará para conseguir el empleo soñado. También hay que saber salir de un primer empleo, en caso de no gustarnos y no ver ninguna posibilidad de avanzar hacia nuestro objetivo.

A lo largo de la vida hay muchos cambios, y habrá que empezar de cero más de una vez. 

Publicidad

One response to “¿Tiene que ser el primer trabajo el definitivo?

  1. Gracias Ana, has animado a un parado titulado al que nada le pone mas nervioso que ese miedo a no hacerlo bien o no estar a la altura.
    Desde aqui pido tambien empatia a la gente que tiene la vida resuelta cuando llega alguien nuevo…que recuerden lo que sintieron cuando salieron de la universidad y entraron en ese mundo tan terrible llamado “laboral” lleno de responsabilidades y dificultades.

Leave a Reply to asd Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>