Publicidad

Cómo se incluye la experiencia laboral en el CV

Tener el currículum actualizado es muy importante a la hora de buscar trabajo. De hecho, aunque no se busque trabajo, también es importante incluir nuevos cursos de reciclaje, títulos o aumentar los años de experiencia, por lo que pueda pasar. Con la llegada de las redes sociales y de plataformas de empleo, como LinkedIn, se ha perdido el hábito de actualizar y de mejorar el CV.

Google/ reutilización
Google/ reutilización

Sin embargo, hay que señalar que el CV sigue siendo una pieza clave a la hora de encontrar un trabajo, aunque se tenga un perfil laboral online que roce la perfección. Por supuesto, ambas cosas se complementan, pero no se suplementan. El CV debe estar debidamente estructurado, con partes diferenciadas y ordenado cronológicamente.

Aunque muchos expertos recomiendan que sea de una sola cara, en algunas ocasiones la experiencia o los estudios son extensos y no se pueden eliminar del CV. Por eso, dos caras en algunos casos no es motivo de penalización por parte del reclutador. Pero no exceder este número. Por otro lado, hay que señalar que cuantos más años se tenga, más extenso será el CV. El reclutador también lo tiene en cuenta.

No es lo mismo que una persona de 22 años tenga 5 folios de CV, que una de 45.

La experiencia, clave del CV

Una vez valorada la importancia del currículum vitae, habrá que concretar en su contenido. Aunque los estudios son la base, la experiencia es un grado y , en muchos casos, es lo que marca conseguir o no un empleo. Para muchas empresas, una persona con más años de experiencia y con titulación media cuenta más que una persona con titulación superior y ninguna experiencia.

Hay que recordar que una persona que nunca ha trabajado ni formado parte de un equipo, necesita una adaptación y, seguramente, varios días para hacerse con programas y materiales utilizados en el día a día. Al tener experiencia, hay más probabilidades de haber usado estos programas, independientemente de recibir el curso preparatorio o no. Por estos (y otros muchos) motivos, hay que darle mucha importancia a los años de experiencia.

Lo primero de todo es ser conciso y breve. Hay que separar la experiencia laboral según las empresas. Y , si ha habido cambios de puesto dentro de ella, separar la experiencia en función del puesto desempeñado. Hay que intentar conseguir un término medio. No se puede describir cada experiencia de forma extensa, pero tampoco quedarse corto. Esto depende del puesto de cada uno y de sus tareas.

Wikimedia Commons
Wikimedia Commons

Estructura de la experiencia laboral

Para presentar una experiencia laboral correcta, hay que incluir el nombre completo de la empresa. Además, se especificará el puesto desempeñado, así como las tareas más destacadas. Si en el empleo al que se aspira, es importante el uso de determinados programas o materiales, y el CV no es demasiado extenso, se puede incluir. En caso contrario, es mejor incluirlo en el apartado de datos como programas informáticos que se conocen, redes sociales, etc.

Por último, se deben incluir los años en los que se ha trabajado y los logros más destacados, en caso de haberlos. Según algunos expertos, incluir cifras, como porcentajes, puede ayudar. Así pues, el apartado quedaría de la siguiente manera:

  • Nombre de la empresa, años trabajados.
  • Tareas, funciones.
  • Logros, porcentajes.

¿Qué ocurre si se tiene poca experiencia?¿Y mucha?

En el caso de tener poca experiencia, la clave es sacarle partido. Hay que hacer memoria y recordar logros que haya conseguido el equipo, por ejemplo. Si se han alcanzado objetivos, etc. Cuando la experiencia es poca se puede alargar algo más la experiencia que sí se tiene. Por ejemplo, se puede incluir algo en lo que se destaca o, incluso, aprendizajes que han sido muy útiles en nuestra estancia, tanto en esa empresa como en otras.

Generalmente, las referencias tienen un apartado especial. Es decir, no es aconsejable poner en este apartado el teléfono de nuestro jefe anterior. Las referencias se piden y, dada la evolución de internet, llaman directamente (aunque no es lo habitual). Las referencias se suelen pedir en la entrevista. Por eso, el candidato no debe olvidarse una hoja debidamente cumplimentada con datos de algún jefe o responsable anterior. Además de carta de recomendación o similar.

cv

En el caso de tener mucha experiencia, es importante ceñirse a los trabajos más recientes. Seguramente, las habilidades y tareas a desempeñar sean más importantes e incluyan  las de los inicios. Hay que eliminar los empleos más antiguos, excepto si es muy relevante. Como, por ejemplo, trabajar en una de las empresas más importantes del sector.

¿Y si la experiencia laboral es en el extranjero?

A día de hoy, son muchos los trabajadores con experiencia en empresas del extranjero. Aunque se incluirá dentro del mismo apartado, es posible que se le quiera dar mayor importancia. Por eso, se deben reflejar mejor las tareas, señalar qué se aprendió, cursos, menciones. El reclutador tiene que saber que el candidato ha tenido contacto con personas extranjeras y que se puede desenvolver en cualquier situación hablando otro idioma.

Por supuesto, todo debe ir acompañado del correspondiente certificado oficial de idioma. No basta con haber tenido experiencia de un año. Aunque este apartado ya se tratará más adelante. Si se quiere destacar esta información se puede hacer a través de palabras en negrita, por ejemplo: empresa internacional, habla inglesa, practicas extranjero. Utilizar palabras en negrita ayuda a que el lector se fije en esa información, pero no se debe abusar de esta técnica.

Captar la atención de reclutador

Sin duda, el principal objetivo del CV, más allá de conseguir empleo, es llamar la atención del reclutador. Si el reclutador no se fija en el candidato, por mucho que el CV sea brillante, no se conseguirá el trabajo. Para ello, la estructura y el orden son fundamentales, así como el uso de algunas (pocas) palabras en negrita. Hay que utilizar palabras sencillas. Decir lo que se quiere decir y no dar rodeos. Además, el vocabulario es importante y se deben utilizar palabras positivas y enérgicas.

Por ejemplo, hay veces que las habilidades nos permiten desempeñar ciertas tareas ,aunque no tengamos los estudios o cursos necesarios. En este caso, tendremos que evitar el poner la falta de estudios y resaltar esa habilidad adquirida.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>